HISTORIA

EL CLUB DE VEHICULOS ANTIGUOS DEL PARAGUAY.

Es una Entidad civil sin fines de lucro nacida en Asunción el 23 de septiembre de mil novecientos ochenta y cinco, de la inquietud de un grupo de amigos, amantes y apasionados de los “AUTOS ANTIGUOS”, que decidieron nucleares en un Club, para cambiar ideas, informaciones y experiencias a fin de preservar, restaurar y conservar aquellos vehículos antiguos que por su característica o antecedentes históricos fuere necesario proteger por constituir una muestra importante del desarrollo cultural de un pueblo y tecnológico de la humanidad misma. 

Es por eso que entre los principales fines de ésta Asociación se encuentra la búsqueda, ubicación y congregación de propietarios y entusiastas o simpatizantes de automóviles antiguos, sea estos clásicos o deportivos y todo vehículo de especial interés que pueda encasillarse dentro de las categorías internacionalmente reconocidas, ya que el CVAP es miembro de la Federación Internacional de Vehículos Antiguos ( FIVA ) con sede en la ciudad de Paris. 

De ésta forma el Club pretende cultivar la tradición y la afición hacia lo antiguo tratando de proteger de esa manera un patrimonio Nacional que es expresión viva del acervo histórico de nuestro país. 

En el curso de sus actividades, el Club promueve un contacto más cercano y amistoso entre sus miembros y amigos brindando información, asesoramiento y contribuyendo a solucionar problemas Tecnicos de ubicación de piezas originales, restauración o recuperación de las mismas, etc. 

EL CLUB DE VEHICULOS ANTIGUOS DEL PARAGUAY 

Procura despertar el interés y el gusto por los automóviles y/o vehículos antiguos mediante la realización de Exposiciones, competencias deportivas de regularidad, desfiles, paseos y otros eventos con la participación de dichos vehículos, ya sea en interés del propio Club y/o de diferentes Entidades de Beneficencia. 

Asimismo, el Club se encuentra en condiciones de prestar su asesoramiento y colaboración a todas aquellas personas, entidades públicas o privadas que posean de alguna forma vehículos de los referidos anteriormente a fin de colaborar desinteresadamente en la restauración y conservación de los mismos. 

El CVAP siguiendo con su tradición de promover el contacto entre aquellos que tenemos afinidad y pasión por este tipo de vehículos, realiza todos los martes a partir de las 21:00 Hs. En el 6° piso del Touring Automovil Club del Paraguay, asados de confraternidad en un ambiente de camaradería rodeados de verdaderas reliquias del automovilismo a fin de compartir ideas, anécdotas, videos, etc. siendo las mismas abierta a todo público..

 

LA PARTICULAR HISTORIA DEL NACIMIENTO DEL CVAP

Por César Insfrán

Todo comenzó hace décadas. Los primeros días del mes de setiembre de 1985, los días del 16 y el 23, fueron vitales para hacer realidad lo que es hoy es conocido como el Club de Vehículos Antiguos del Paraguay (CVAP).

En estas fechas en las residencias del Dr. Ricardo Felippo y José Raimundo Bogarín, celosos admiradores de las «joyas» del pasado y de conservarlo como testimonio para las futuras generaciones, se realizaron dos encuentros de gente que gozaban del mismo pensamiento y anhelo.

En estas dos citas nació lo que mas tarde se llamaría Club de Vehículos Antiguos del Paraguay (CVAP), cuya misión era la de velar por la conservación de las primeras unidades de vehículos que llegaron a nuestro país y dejarlo como fiel muestra de un proceso que ha crecido año a año.

La meta la compartían todos los presentes en la reunión y se labró un acta fundacional que enfatizaba los objetivos trazados.

La idea corrió rápidamente y tras aquellas primeras reuniones vinieron otras. Particularmente estuve en las primeras reuniones y en otras más y me llamaba la atención el interés que pusieron muchos de los asistentes, figuras de varios niveles de la vida nacional de aquellos tiempos.

Allí estaban por ejemplo algunos socios iniciales que hoy ya no están y  otros que se alejaron un tanto del Club.

Por ejemplo, el Dr. Ezequiel González Alsina, Efraín Darío Centurión, Juan Atilio Fischer, Pedro Aranda, Higinio Morinigo, Orlando Raudi. Enrique Ballasch Benítez, Javier Correa, José Zanotti, José Luis Ayala, Marcos Fretes, Edward Ratzlaff, Javier Correa y Eduardo Felippo, entre otros.
También el autor de esta nota, fue uno de los presentes en esas reuniones iniciales que marcaron el camino hacia el CVAP.

 Los primeros pasos fueron difíciles, pero el Club fue tomando cuerpo. Las muestras de cariño de Bogarín por mostrar lo que el tenía sirvieron y fueron quizás las bases más sólidas para pensar en que la idea lanzada tomaría cuerpo y los objetivos trazados serían una realidad.

El 14 de diciembre del mismo año 1985, oficialmente fue inscripto la constitución del Club en la escribanía de Carlos Prisciliano Céspedes, quien también pasaría a formar parte de la historia y de su hija Clara, que hizo maravillas para las primeras actividades del Club y siempre brindando un cariño muy especial por los medios de comunicación de manera a difundir los eventos del CVAP.

Lentamente se fueron haciendo todo y el Club se convirtió en realidad. No se olvidan los primeros pasos y lo que es más el esfuerzo de mucho por recuperar algunos vehículos tirados o abandonados al azar que se fueron rescatando y rearmando con sus elementos originales de manera a elevar su valor más que antes y conservarlo de manera a testimoniar con el paso de los años unas historia muy particulares de cada una de ellas.

Se hizo incluso una exposición en los salones de la ex-planta de Paraguay Refrescos, sobre la avenida España, en donde se pudieron observar una buena cantidad de autos muy bien conservados y que sirvió para que mucha gente tome conciencia de lo que se trataba y de los objetivos del CVAP.

Tampoco faltaron los encuentros de paseos y rápidamente las pruebas recreativas de ubicación de secretos de manera a encontrar el mejor ambiente entre los socios para ir dando cuerpo al Club.

La novel entidad se acercó luego al Touring y Automóvil Club Paraguayo (TACPy), en donde se invitó al Ing. Víctor Rubén Dumot, en aquellos tiempos presidente de la Comisión Deportiva y se le comunico las intenciones de la entidad y se le pidió su colaboración para encaminar el proceso y por supuesto contar con el apoyo de la entidad rectora de los deportes motores del país.

Rápidamente todo camino sin problemas y los integrantes de la primera directiva del CVAP se fanatizaron al máximo y aparecieron actividades y comunicaciones de que en tal ciudad o en tal recodo de la ciudad había un auto abandonado que pertenecía a fulano de tal y que recuperarlo sería testimoniar la historia de ese propietario ilustre y de sus primeros kilómetros recorrido en las accidentadas calles y carreteras del país.

La primera directiva del CVAP fue compuesta por las siguientes personas: Presidente Honorario, Dr. Ezequiel González Alsina. Presidente José Raimundo Bogarín.

Vicepresidente Dr. Ricardo Felippo. Secretario Esc. Enrique F. Ballasch Benítez; Tesorero Dr. Javier Armando Correa; Director Titular Dr. Efraín Darío Centurión; Director Suplente Dr. José Zanotti;  Director Suplente Ing. José Luis Ayala. Comisión de Vigilancia: Titulares: Esc. Juan Atilio Fischer, Ing. Eduardo Felippo. Suplente: Orlando Rauddi. Comisión electoral: Titulares Marcos Fretes, Ewarld Ratzlaf, Patricio Boffi. Suplentes: Dr. Higinio Morinigo y Enrique Carlos Maas.

Con estos hombres y nombres se inicio todo. Pasaron los años y las finalidades fueron creciendo rápidamente con personas que figuraban en esta directiva y otras personas que le dieron forma y cuerpo al CVAP, como por ejemplo la Esc. Clara Céspedes. Está comando con un gran fanatismo algunas actividades que a la postre sirvieron para marcar e imponer el nombre del Club.

Hoy en día la entidad tiene todo e incluso competencias que ya se hicieron tradicional, como el Gran Premio del Paraguay, la prueba de regularidad con mayor suceso del país, de las que tomaron parte personalidades y deportistas de primer nivel.

Los años pasaron y todo fue de menos a más, a tal punto que hoy en día el Club de Vehículos Antiguos del Paraguay (CVAP) es la entidad madre que dio forma luego de la creación de otras entidades de marcas como los Clubes Volkswagen, Citroen, Fiat y algunas en el interior, como el Club Mita-í.

Hoy, se puede decir que han pasado más de 35 años. Pero esas más de tres décadas sirvieron para valorar los primeros metros de las primeras unidades mecanizadas que llegaron al país. Han colaborado mucha gente, socios y no socios del CVAP, pero lo más importante que desde que comenzó a darse la manijela al antiguo motor esta nunca más a parado y con su andar pausado, pero firme se llegó a destino.

El Club es una realidad y las pequeñas, pero interesantes historias siguen vivas en lo que gustan de mostrar los primeros autos que llegaron a esta isla rodeada de tierra que se llama Paraguay.

Ojalá, que muchos años más lleguen y sigan llegando con los mismos anhelos y conquistas y que sirvan para hacer cada vez más un Club más grande y pujante.

…Y que lindo es ver las primeras máquinas del ayer circulando aún por nuestras calles y que ellas sean el mejor testimonio para que los jóvenes, que son mayoría en nuestro país la observen y no sólo puedan conocer de ellas gracias a los escritos que los testimonian y a los que pueden algunos acceder a conocer gracias a las historias de los abuelos y lo padres.

 

NUESTROS SPONSORS

Somos una Entidad civil sin fines de lucro nacida en Asunción el 23 de septiembre de mil novecientos ochenta y cinco, de la inquietud de un grupo de amigos, amantes y apasionados de los “AUTOS ANTIGUOS”, que decidieron nucleares en un Club, para cambiar ideas, informaciones y experiencias a fin de preservar, restaurar y conservar aquellos vehículos antiguos que por su característica o antecedentes históricos fuere necesario proteger por constituir una muestra importante del desarrollo cultural de un pueblo y tecnológico de la humanidad misma.